Cómo dejar una buena primera impresión en una entrevista de trabajo

Actualizado: 10 abr 2021

Investigadores de la Universidad de Princeton afirmaron que entre uno y diez segundos son suficientes para saber si una persona es confiable, atractiva, competente o agresiva con solo ver su cara. En una entrevista de trabajo esos primeros segundos de contacto entre el entrevistador y el candidato son determinantes. Durante mi trayectoria como coach laboral, en la que he entrevistado a más de 500 personas, quienes dejan una buena primera impresión tienen una personalidad segura, auténtica y original.


Una de mis principales recomendaciones si van a una entrevista laboral es que traten de prepararse: estudiar la compañía, los alcances del cargo y hablen con alguna persona que esté adentro de la empresa que sepa muy bien la cultura, porque el conocimiento empodera. Como parte de la preparación del candidato -antes, durante y después de la entrevista- revisamos previamente su trayectoria, sus nuevos intereses, las motivaciones que tendría para escoger cierto tipo de cargo, sus experiencias previas, sus miedos, metas, fortalezas y debilidades. Luego de esta evaluación, por lo general el candidato que va a la entrevista de trabajo se siente bien, refleja claridad y seguridad porque está actuando en coherencia con lo que quiere lograr.

Ir a una entrevista de trabajo es más complejo de lo que la gente se imagina. Hay que prepararse y sobretodo pensar en esos 10 segundos que tiene el reclutador para formarse la mejor impresión.

Uno de los errores más comunes es hablar más de la cuenta. Les sugiero que se mentalicen para responder corto, conciso y preciso. Que piensen en hablar mejor del “nosotros” que del “yo” para que nunca se vean como egocéntricos que exageran exaltando su propia personalidad, que no sean monosílabos ni parcos, que dejen espacios para que el reclutador pregunte y es clave que no lo cuenten todo y no se desvíen del tema en cuestión.Lo ideal es que las dos partes sientan que la entrevista fluye naturalmente y que no están leyendo un libreto. Un buen resultado se da cuando el reclutador queda con la sensación de que habló con una persona agradable, cordial, con un buen conversador: alguien que escucha y habla lo necesario. De acuerdo, con lo que dijo en un artículo para la BBC, el famoso reclutador Adam Seabrook, lo ideal en una entrevista laboral es tratar de ser breve y agradable, mantener el sentido del humor, tener estadísticas a la mano y no preocuparse.

El mejor candidato es el que más que allá de sus logros profesionales y académicos, deja con su personalidad una huella al despedirse.

Para esa primera entrevista también es vital que la persona tenga muy claro lo que no debe hacer: nunca pregunten si el jefe será mujer o hombre o por el salario (ya llegará el momento en donde se aclaren las condiciones laborales e incluso se negocie), y no digan que vienen recomendados porque dejarán la impresión de que ahí no llegaron por mérito propio.


Como ven, ir a una entrevista de trabajo es más complejo de lo que la gente se imagina. Hay que prepararse y sobretodo pensar en esos 10 segundos que tiene el reclutador para formarse la mejor impresión. En mi experiencia el mejor candidato es el que más que allá de sus logros profesionales y académicos, deja con su personalidad una huella al despedirse.

85 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo